Enero seco y ventoso

Carlos A La Plaza del Ninchi Comentar

Así ha sido este enero del dieciocho. Sin una gotica de agua pero con más aire que en el Estrecho de Gibraltar, vamos un asco. Llueve en todos los sitios menos aquí y el río ya lo va notando.

Tenemos novedades, pocas pero alguna hay. Por ejemplo que se va a hacer una rotonda como Dios manda en el cruce, que ya iba siendo hora porque desde luego no ha habido más desgracias porque Dios no ha querido en ese punto. No sé cuándo comenzarán las obras pero supongo que pronto si el personal afectado no pone excesivas pegas.

Aun les puedo subir alguna que otra foto de cómo es aún el cruce por si luego ya no nos acordamos de cómo era y además les cuento a propósito del cruce un cuento de mi abuelo Quico que tiene relación con él. Lo tienen en el Terrao y se titula “Bajar a Valencia”.