La Joya de la Corona

Carlos A La Gorrinera Comentar

Se entiende que una joya es algo preciado, algo que se cuida como oro en paño, la niña de los ojos, en suma, lo más preciado. Bueno, pues en Tuéjar por lo visto una de las joyas de la corona era el río y sus aledaños; pero digo era en pretérito imperfecto porque a la vista está que desde hace tiempo no lo es. Para muestra unos botones.

Primer botón: El restaurante del Azud

Desde aquella imagen del año 92 del siglo pasado, parece que haya discurrido un siglo entero; pero no, solo han pasado 26 añitos. El restaurante está que se cae a trozos. Los propietarios, los arrendatarios o quien sea su dueño “pasan de todo”. Han tenido el detalle de apuntalarlo, eso sí; pero la imagen que se lleva uno en la retina cuando lo ve es triste y desoladora; y si lo has visto en sus buenos tiempos ya ni te digo.

Segundo botón: El pozo de las escaleras

Pozo que es el mayor atractivo hoy por hoy del río porque permite el baño, por la limpieza de las aguas, por la existencia de mesas, sombrajes, etc. y por su amplitud. Bueno pues los servicios, tapiados, y, como siempre hay imbéciles sueltos como las cabras por el mundo, uno de ellos con un espray ha escrito su mamarrachada en las piedras del pozo para gloria de la literatura universal.

Tercer botón: El albergue

Edificio que en los años sesenta albergaba, valga la redundancia, centenares de adolescentes y niños con sus monitores durante los meses de verano y, algunas veces no solo de verano sino también de otras estaciones del año. Era un edificio ya antiguo pero que tenía su uso. Se tiró y surgió este otro. Utilidad: cero. Mantenimiento: cero. Imagen que transmite: lamentable. Utilidad: sirve para grafiteros y otras faunas por civilizar para hacer sus dibujitos y romper sus cristales. Soluciones a corto plazo: ninguna. Resultado: un edificio que costó una pasta y que no sirve para nada porque ni se cuida. Responsables ¿?