Historia de Tuéjar – Capítulo 4 (2ª parte)

Carlos A El Terrao Comentar

De la ermita de la Purísima ya está dicho todo en el anterior capítulo; y, en éste, el tío Paco Castellano nos describe y nos descubre tanto los alrededores de la ermita como los acontecimientos que tenían lugar en sus proximidades. Hoy en día se mantiene el Entramoro; pero no ya en la plazoleta de la ermita sino en el ensanche de la carretera frente a la cooperativa.

Nos da cuenta de una ermita que ya no existe pero que aún se puede situar si nos fijamos bien al pasar por la calle de San Juan y más concretamente a la altura del lavadero; ya que enfrente justo del lavadero y en la pared que da a las antiguas escuelas se puede observar el arco de medio punto que cuenta en su relato el tío Paco Castellano. Era la ermita de San Juan que, desgraciadamente ya no existe.

Para acabar nos habla de dos ermitas más: la de San Cristóbal y su azarosa vida, porque vaya que esa ermita ha tenido “empleos” en su historia, y la ermita de San Isidro de las Olmedillas; pero que antes estaba en los Felipes, otra aldea de Tuéjar por la parte del pantano de Benagéber. Como curiosidad ortográfica verán que en su historia la palabra Benagéber la escribe con “v” en lugar de “b”. Como no soy experto en la materia tan sólo me caben dos teorías: o bien es una errata de imprenta, o bien la escribió así porque al ser el mismo sonido el de las dos letras, la palabra se solía escribir de una u otra forma.

Pero, con todo lo interesante que resulta conocer los edificios, lo más interesante es disfrutar de ese cuadro costumbrista que nos pinta y en el que podemos ver cómo entendían la vida aquellas gentes hasta no hace muchos años.