Tuéjar en fiestas. Año 1975

Carlos A El Cuarto de las Manzanas Comentar

El Libro de Fiestas de este año es posiblemente el más atípico, el más raro que se pueda uno encontrar entre los numerosos libros de fiestas. Es más; más que un Libro de Fiestas podía haberse llamado un Libro de Actuaciones económico – político – sociales.

De fiestas, fiestas, lo que se dice fiestas, una página con una docena de actos concentrados en tres días. Que si la subida de la Virgen, que si petardos, la proclamación de la Reina y su Corte y la Rodá de la bandera. Por no citarse, no se cita ni el Entramoro.

En la Dedicatoria el alcalde, el tío Domingo, informa de que se ha cambiado la fecha de las fiestas porque, cuando se hacían, el ocho de diciembre, entre el frío, la cortedad del día y que no estaban los tuejanos que estaban fuera, no eran unas fiestas lucidoras. Así que este año de 1975, las Fiestas Gordas pasan a agosto, y desde entonces permanecen en ese mes.

Son tiempos de cambios en la vida social y política de España y eso se nota en el resto de la información que contiene el Libro de Fiestas con el anuncio de la creación de la Mancomunidad, que por aquel entonces se llamaba la Mancomunidad del Pantano del Generalísimo y que reunía también a Sinarcas junto con los de la actual Mancomunidad. Se centraba mayormente en el servicio de montes y en su aprovechamiento.

Para finalizar el estudio económico que firma el Secretario del Ayuntamiento de Tuéjar nos da idea de que son años de modernización. Las calles dejan de ser de tierra y piedra y se pavimentan de cemento, la red de agua potable se moderniza, se pasa del suministro eléctrico que daba el Molino de la Luz de la Fuente del Saz a la llegada de más potencia desde Chulilla. Como es normal todo esto tiene un coste económico muy importante y por lo que se lee entre líneas, el Ayuntamiento da las explicaciones con un titular que deja entrever que quiere salir al paso de cierto malestar entre los vecinos por las derramas y contribuciones extraordinarias.